BOSCO

En un pueblo italiano devorado por un bosque, sus 14 pobladores pasan los días
cuidando ovejas y visitando a sus muertos. Del otro lado del océano, mi abuelo de 101
años, dedica sus mañanas a habitar ese lugar que nunca pisó pero conoce como la
palma de su mano.